El Observatorio de Dementes de Quicena (Huesca): arquitectura de un hospital para el alma

María José Navarro Bometón

Resumen


Malditos y necesarios, los manicomios fueron concebidos a comienzos del siglo XIX como hospitales para curar el alma. Cuatro kilómetros al noreste de Huesca, junto a la población de Quicena, entre 1915 y 1918 se construyó un observatorio para dementes que pretendía solucionar las malas condiciones en que hasta entonces se alojaba a los locos de la provincia. La historia del manicomio de Quicena es efímera, pero en la racionalidad compositiva de sus planos se percibe el esfuerzo que
la Diputación y su arquitecto hicieron para crear una estructura digna y acorde con los avances de una arquitectura muy específica, programada para este tipo de instituciones.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


 

       

ISSN: 0518-4088

e-ISSN: 2445-0561